Connect with us

Análisis y artículos

¿Por qué hay bandas negras en las películas?

Descubre el motivo de esas bandas negras en las películas, y por qué deberías respetarlas.

Publicado

el

Respuesta corta: Porque es la única forma de encajar un aspect ratio diferente dentro de otro, el cual al no hacerlo de forma completa, genera esos “trozos” negros inevitables, que en realidad es imagen “no activa”

Respuesta larga, para los más curiosos: Cuando se diseñó el formato actual 16:9 en televisores, se tomaron en cuenta numerosos aspect ratios que conformaban el panorama, desde el más cuadrado 4:3 (típico de los primeros televisores y el cine), hasta el más alargado cinemascope, con sus 2:40:1.

El diseño de este aspect ratio no es baladí, se tomaron en cuenta todos y cada uno de ellos, para que encajasen de una forma fácil y que no complicasen demasiado todo.

Así, el formato 16:9 es muy similar al cinematográfico 1:85:1, pero no del todo, quedan siempre dos pequeñas áreas negras arriba y abajo.

Cuanto más ancho es el formato, más área negra (o imagen no visible) queda en esas dos zonas. Lo contrario sucede cuando el aspect ratio es menor que 16:9, quedan áreas sin cubrir a los lados.

Ese área negra, es en realidad, imagen no activa, es decir, no existe información visual en ese área. Incluso los subtítulos deberían estar dentro del área activa de la imagen, nunca en la parte negra. Pero ya sabemos que eso no siempre se cumple…

Un error común es pensar que las películas en formato Scope, que no llenan toda la pantalla, se ven “peor” o “más pequeñas”. En realidad es una decisión artística y como tal, debe respetarse. Hay películas que se diseñan en aspect ratio más cuadrados, y otras más alargados. El lenguage cinematográfico también implica un encuadre, y éste “per se” también tiene que “hablar” su propio idioma, aunque a veces no lo entendamos, en nuestro subsconciente sabemos que “está bien”.

Algunas veces pueden producirse cambios de formato realizados adrede, por ejemplo en una película de formato Scope (panorámico), introducir un recorte a 4:3 para “comprimir” la imagen y dar sensación de agobio, o si son imágenes actuales, para “simular” antiguedad.

También puede suceder lo contrario, expandir la imagen hasta llenar la pantalla completa, como sucede en las versiones llamadas “IMAX”, cuya pantalla es más cuadrada que las habituales de cine.

Publicidad

Lo que nunca deberíais hacer bajo ningún concepto, es aplicar un zoom para llenar la pantalla, pues la imagen carecería de significado, se perdería encuadre y no se entendería nada.

Algo que se popularizó hace muchos años en emisión de TV era el llamado “pan&scan”, que básicamente consistía en llenar la imagen 16:9 (¡o incluso 4:3!) con una versión escalada de la original en 2:40:1 o 21:9, reencuadrando o moviendo la imagen ficticiamente en planos fijos. Toda una aberración absoluta.

Incluso hoy día muchas personas buscan versiones denominadas “open matte” de algunas películas, cuyo aspect ratio original era panorámico pero que en los masters enviados a TV se incluía la imagen completa para que las emisoras decidiesen aplicar el recorte en conveniencia (o un pan&scan). ¿El problema?. Que precisamente ese área negra es donde se incluían elementos NO visibles como focos, micros, pertigas, etc. No estaban diseñadas para verse de esa forma (sin las bandas negras). Otra aberración más.

(Visited 34 times, 1 visits today)
Seguir leyendo
Publicidad