Connect with us

Guías y tutoriales

Resolución 4K: El futuro ya está aquí…¿o no?

Publicado

el

Sin duda 2013 supone el pistoletazo de salida del denominado “4K“. En este artículo-opinión vamos a desgranar las novedades más importantes que circulan sobre el “mundo 4K”, para así estar preparados para lo que nos viene, que sin duda será grande, muy grande.

 

¿QUE ES EL “4K”?

El vocablo 4K hace mención a la resolución 4K, la cual es, para simplificar, el doble de ancha y de alta que la resolución FullHD (1920×1080) o también “2K”, con CUATRO veces más información visual. Si pusiesemos una imagen explicativa sobre el formato, sería esta:

dispositiva05_05

 

A nivel de resolución, equivaldría a aproximadamente a 3996 × 2160 pixeles, de ahí que también se le denomine 2160p por las líneas horizontales, al igual que al FullHD se le denomina 1080p. Existen más resoluciones dentro del formato 4K (y del 2K), pero esa es la que se aplica a cine digital en formato “Flat”. Es tan sencillo como multiplicar 1998×1080 por dos…

Como este artículo va más orientado a la opinión que a explicar técnicamente el formato (hay cosas que rascar), generalizaremos de esta forma…

 

SENTANDO LAS BASES

Ciertamente pudiera parecer que el “4K” es una moda loca que ha llegado de repente, cuando en realidad lleva con nosotros un tiempo. El problema es que tal resolución no era fácil de manipular. Por ejemplo, los negativos de 35mm se suelen escanear a resolución 4K o superior, para así luego eliminar impurezas (suciedad, pelos, etc), re-etalonar (ajustar el color de la imagen) y generar un master en 4K del cual luego se finaliza en 2K. Eso en los casos más extremos, pues generalmente el archivo suele ser en 2K, lo cual puede que sea una mala idea, pues hay películas que se han vuelto a re-escanear y el coste a veces no es ya prohibitivo, sino que ese negativo de 35mm estaba más deteriorado…

Claro, estamos hablando del cine analogico, sin embargo el cine digital, pese a su concepción y naturaleza, no ha llegado a las resoluciones 4K hasta hace relativamente pocos años. Las primeras cámaras digitales eran bastante pobres a nivel de resolución, hablamos de resolución SD (720×576 en PAL), que posteriormente se inflaba a 35mm. Con la llegada de las primeras unidades de HD la cosa empezó a mejorar bastante, y digamos que el mundo del cine abrazó la nueva tecnología con una gran algarabía.

Sin embargo, a niveles más terrenales, seguíamos en el “mundo SD”, aún realizando producciones profesionales que podrían rivalizar con el cine. Pese a haber cámaras en HD, todo el mundo audiovisual aún trabajaba con medios analógicos, el rey era el Betacam y empezaban a salir los primeros aventureros que descubrían el formato DVCAM, aquello era toda una revolución!. Y sin embargo, seguíamos con la rémora analógica.

Publicidad

No es fácil para una productora el cambiar de repente de tecnología, sobre todo cuando estás en el mundo analógico y pasas al digital. A nivel casero el esfuerzo puede ser menor, pero os podéis imaginar que las primeras estaciones Quantel Newsbox y Editbox costaban hace unos 15 años, cerca de 20 millones de las antiguas pesetas. ¡Y eso sin contar magnetoscopios y materiales accesorios!. ¡Y trabajando en SD!.

Así, la reticencia al digital (y más a la Alta Definición) ha sido la norma entre las grandes empresas dedicadas a la edición, las cadenas de televisión, agencias de publicidad, etc…

Es en 2001 cuando la HD empezaba a irrumpir cada vez más fuerte dentro del mundo de la edición y captación. Pero a nivel de exhibición el SD continuaba siendo el rey de la fiesta. Aún hoy sigue teniendo un importante trozo de pastel, en gran medida ralentizado por las Televisiones, monstruos enormes que no pueden cambiar de la noche a la mañana sus sistemas y que obligan al resto a pasar por su canuto.

Afortunadamente, la llegada de la TDT y la posterior reconversión de las cadenas han hecho que cada vez hayan más contenidos disponibles en HD. Eso sin mencionar el Bluray, que navega entre aguas al tener que luchar contra un parque enorme de reproductores DVD y los modernos Media Players basados en archivos digitales.

Así con todo, parecía que esos experimentos de los Japoneses con eso de UHDTV (Ultra Alta Definición o 4K) quedaban muy lejos…

 

PERO, ¿POR QUÉ LA GENTE SE HA VUELTO LOCA DE REPENTE?

Con la llegada de la cámara RED ONE, se abrió un enorme mundo, que al principio no pudo ser explotado. La cámara ciertamente grababa en 4K, pero el procesado y la edición de los ficheros era muy pesado para los equipos de la época y sólo grandes equipos (y muy caros) podían editar “más o menos”. La inmensa mayoría editaba en 2K. Mayormente porque el incipiente Cine Digital, pese a permitir la resolución 4K, a nivel de proyección era en 2K.

Con el paso de los años, y en muy poco tiempo, el panorama ha dado un vuelco enorme. Los ordenadores cada vez más potentes (y más económicos), los sistemas de edición cada vez más eficientes, y la llegada del floreciente mundo HDSLR hizo impulsar un nicho de mercado emergente hasta cotas que nadie podría preveer. Pero así ha sido.

En el mundo más High-End, las cámaras de Cine Digital se enfrascaban en una lucha por ofrecer el “más todavía”. Sin embargo, no nos engañemos, los equipos eran todavía caros.

Y llega Black Magic un día como hoy (8 de Abril de 2013 en el momento de escribir este artículo), y presenta una cámara 4K por 3999$ que pone a disposición de “casi cualquiera” las herramientas de las hermanas mayores. Claro, la cara de tonto que se te queda es para hacer foto y enmarcar en Instagram.

Publicidad

No se sabe lo que provocará Black Magic con su puñetazo en la mesa. O bueno, algo sí se puede intuir. Pero desde luego, esto SI es un verdadero “Game Changer” y no lo que nos contaban hace pocos días sobre un dispositivo “milagroso”…esto es toda una declaración de intenciones.

 

…Y SIN EMBARGO…

…Sin embargo tenemos ante nosotros un extraño panorama. Sí, porque con la irrupción del HD a nivel masivo tenemos reproductores y displays que nos permiten disfrutar de esa calidad. Pero el 4K es otra historia muy diferente. No tenemos monitores, no tenemos televisores/proyectores, no tenemos reproductores hardware…¡Bueno, sí que los tenemos!. Pero a PRECIOS PROHIBITIVOS.

Porque claro, está muy bien eso de grabar en 4K y editar en 4K a precios realmente rompedores, pero para poder editar o siquiera visualizar el resultado en 4K, necesitamos COMO MINIMO un monitor 4K si queremos ver la verdadera resolución. ¡Y eso tiene un coste mucho más alto que la cámara y el ordenador juntos!. Plantearse un televisor o un proyector 4K significa llegar a cifras de 20.000€. Y reproductores…¡¡¡NO HAY!!!. Tendrías que enganchar el portatil o el ordenador a la correspondiente entrada HDMI (que además tiene que ser 1.4 para que sea compatible 4K) y rezar para que aquello vaya fluido…

 

NO DESESPEREMOS

Exacto, ¡nos nos estiremos de los pelos todavía!. Como hemos escrito al principio de este laaargo artículo, estamos en el año de la EXPLOSIÓN del 4K. Eso significa que saldrán productos a precios más contenidos (todavía caretes, qué duda cabe), pero es un principio!. Ya hay anunciado por parte de Sony un Televisor 4K de 55″ a unos razonables 5000€ (pensemos que el recientemente comercializado de 84″ costaba 24.000€) y un par de reproductores 4K (por parte de RED y de Sony, y los que vendrán).

Además, recordemos que el nuevo codec H.265 sienta las bases para ser el sucesor natural del H.264 y soporta 4K de forma nativa (en h.264 se puede generar 4K pero no está optimizado para esos streams).

Así, teniendo en cuenta que estamos ante el paradigma de una nueva situación que más pronto que tarde nos envolverá, tendremos que estar preparados para ello.

 

MIENTRAS TANTO…

Mientras esperamos que los nuevos dispositivos 4K acaben por asentarse y ponerse a precios realmente interesantes (y salvo que tengas mucho dinero), tenemos varias opciones cuando queremos manejar esos videos en 4K.

Publicidad

¿Quién en su sano juicio editaría en 4K teniendo en cuenta que prácticamente nadie podrá ver tan tremenda resolución?. Bueno, una de las mejores cosas que puedes hacer es realizar la edición y masterizado directamente en 4K. No vas a ser el único friki del planeta en hacerlo, existe una clara corriente de gente generando proyectos en 4K y es una forma de tener preparado tu material para cuando la gente disponga de la tecnología para poder ver tus montajes. ¡Serás todo un pionero!.

Otra opción, que es la que más se está usando actualmente, es para poder generar un 1080P con un detalle máximo, exprimiendo así el formato a la máxima calidad. Al escalar un fotograma 4K a 2K estamos reduciendo calidad, sí, pero a la vez estamos “comprimiendo” los pixeles a la mínima expresión. Hacer una simple prueba de una FOTO a 4K y el correspondiente fotograma de un video a 1080P, vais a ver que ese 4K escalado a 1080P tiene más detalle.

Aparte, están otras cuestiones interesantes. El tener un 4K sobre un “tapiz” 1080P hace que podamos realizar recortes al 100% del 4K y tengamos una calidad soberbia. Zooms digitales sin pérdidas de calidad 🙂

Otra de las importantes bondades de disponer de una mayor imagen es el hecho de estabilizar la imagen. Al realizar una estabilización digital, se pierde calidad. Al realizarla sobre una imagen en 4K, no perdemos nada, pues al escalar luego a 1080P/2K, seguimos teniendo resolución de sobra.

No olvidemos que además, los Timelapses que sacamos con nuestras cámaras de fotos tienen incluso MAS resolución que la de una cámara 4K. Ya de base estamos trabajando en 4K, sin saberlo 🙂

Así, ¡Bienvenido el 4K!. Y no os preocupeis, los Japoneses ya están jugando con lo próximo: “Super Hi Vision” u 8K 😉

(Visited 415 times, 1 visits today)
Seguir leyendo
Publicidad